29 sept. 2008

El Festín

Aparte del sorteo, la oferta del festín incluía tres platos artísticos made in Valencia. Por un lado, Jipi el del Arroyo (aunque ahora está pensando en llamarse Jipi mal rollo), incansable cantautor de extrarradio que ayer debutaba en la ciudad. Ofreció cuatro temas de cosecha propia con soltura y desparpajo,... su carrera nunca interrumpida y siempre retomada bien merece un seguimiento cercano ( http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendid=380553719)
Luego actuó Héctor Arnau, el poeta reconvertido en actor y el actor transformado en cantante. Especialista en ácidas varietés de sarcasmo y cachondeo. Es encomiable su autodidactismo y como es capaz de interpretar en público poemas suyos y ajenos... altos vuelos
y bueno, lo de Daría Barbate fue la traca final, el espaldarazo que necesitaba su incipiente carrera poética. Los que estuvistéis pudistéis ver a un poeta de ágil verbo y pensamiento lúcido, con una capacidad monstruosa de enlazar situaciones aparentemente inconexas, alta cultura y cultura popular, drama y humor... un genio.
Gracias a los tres, el festín tuvo caché, risas, buen rollo (acompañados de vino peleón y modestos canapés)

2 comentarios:

aún me dura la resaca dijo...

...y tan peleón -el vino-.

walterbuscarini dijo...

Venga va, que seguro que luego te hiciste unos lingotazos de algo más... yo cuando me bebo diez ginebras siempre le echo la culpa a los hielos, que son de grifo
suerte con esa resaca!